Queridos hermanos y hermanas:

El Miércoles de Ceniza comienza el tiempo litúrgico de Cuaresma. Es el segundo durante la pandemia. Las cenizas serán esparcidas sobre la cabeza de todos los fieles para recordar a todos nuestra fragilidad y dependencia de Dios.

El Miércoles de Ceniza tiene sus raíces en la antigua tradición judía de ayuno, penitencia y reconciliación con Dios. Nos prepara para la resurrección de Nuestro Señor el domingo de Pascua que celebraremos 46 días después.

Durante la Cuaresma, el Pueblo de Dios se fijó una meta espiritual que le gustaría alcanzar antes de la Pascua teniendo en cuenta la oración, el ayuno y la generosidad.

Les deseo a todos un tiempo de Cuaresma muy santo y lleno de oración. Que el Señor te bendiga en tu camino.

El sábado pasado bauticé a Arlette. Andrea celebró su quinceañera y Pablito de tres años como el pequeño Jesús fue presentado por sus padres a Dios. Oro para que nuestro amoroso Dios los bendiga a ellos y a sus familias a medida que alcanzaron hitos importantes en sus vidas.

En Cristo,
Padre Ryszard