Hoy los cristianos católicos celebramos el vigésimo quinto domingo del tiempo ordinario.
En este día, en las palabras de Isaías (55: 6-9) y Mateo (20: 1-16a), escuchamos que los caminos de Dios no son nuestros caminos, y que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos. También escuchamos que Dios es generoso.
A veces, la generosidad de Dios lleva a las personas a ver a Dios como “injusto”. Esto se ve especialmente en la historia del Evangelio que tenemos hoy.

En esta parábola, un terrateniente encontró algunos trabajadores al amanecer. Después de acordar un salario diario, los envió a trabajar en su viña. Encontró a otros trabajadores a las 9 de la mañana, algunos al mediodía, otros a las 3 p.m. y otros a las 5 p.m. Al final del día, sin embargo, pagó a todos los trabajadores una cantidad igual.

Mientras que los que fueron contratados más tarde en el día estaban indudablemente complacidos con la decisión del propietario de pagarles por un día completo de trabajo, los que habían trabajado desde el amanecer se quejaron contra el terrateniente y dijo, “Esos que llegaron al último solo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor” (Mateo 20: 11-12).

Sin embargo, el propietario, dijo que no estaba engañando a aquellos que habían trabajado todo el día, porque después de todo, habían acordado desde el principio sobre el salario diario. El dueño del viñedo dijo, “Toma, pues lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llego al último lo mismo que a ti. Que no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos” (Mateo 20: 14-16).

Esta parábola es rica en significado y se puede abordar de muchas maneras diferentes. En el pasado, hemos considerado la viña como la Iglesia Católica en América. Primero vinieron los católicos de España e Irlanda. Más tarde vinieron italianos,  y otros europeos. Luego vinieron personas de Asia. Hoy tenemos más y más gente de naciones latinoamericanas. Pero no importa cuándo llegaron, todos son igualmente miembros de la Iglesia.

Del mismo modo, el recién bautizado es tanto miembro de la Iglesia como el papa, y las personas que tienen “conversiones del lecho de muerte” son tan “salvadas” como el “santo” de toda la vida.

Sin embargo, esta homilía, se centra en la generosidad de Dios o, más específicamente, en cómo debemos imitar a Dios desarrollando la virtud de la generosidad. Pero antes de enumerar algunos de los principios bíblicos que podemos recoger de las Escrituras actuales, veamos primero la historia de un hombre conocido por su increíble generosidad de tesoros. Su nombre era Robert Gilmour LeTourneau. Todo el mundo lo llamó R.G.

RG nació en Vermont el 30 de noviembre del 1888. Cuando tenía sólo 14 años, abandonó la escuela y se enseñó a sí mismo la ingeniería. Finalmente, construyó un imperio manufacturero de máquinas de movimiento de tierras. Muchas personas dicen que estas máquinas ayudaron a los Estados Unidos y a sus aliados a ganar la Segunda Guerra Mundial y construir la infraestructura de carreteras para los Estados Unidos de hoy. En el momento de su muerte en 1969, él tenía 300 patentes a su nombre, había fundado una universidad..

RG es también conocido como el hombre que regaló el 90 por ciento de sus ingresos personales y acciones a proyectos que valen la pena, y fue uno de los principales portavoces del movimiento de fe y trabajo de su tiempo.

RG no siempre fue rico, ni siempre fue conocido por su generosidad. Cuando tenía 30 años, RG estaba profundamente endeudado. Su hermana, una misionera

Castigó al joven RG y le dijo que mejor diera la vuelta a su vida. RG estaba confundido, porque se imaginaba que para hacer eso, tenía que convertirse en predicador o misionero. Pero después de orar juntos, su pastor le mostró a RG que Dios también necesitaba buenos hombres de negocios. Por lo tanto, RG se decidió a hacer de Dios su socio de negocios. Cuando RG hizo a Dios su socio, sintió que Dios estaba recibiendo un “espécimen lamentable como un compañero”.

Con el paso de los años, RG se hizo más y más exitoso. También se dio cuenta de que todas las riquezas del mundo -incluyendo el dinero- pertenecen a Dios, no a los humanos. Los seres humanos eran meros administradores de las riquezas. Por lo tanto, en lugar de preguntar cuánto dinero le daría a Dios, la pregunta que se le hizo fue: “¿Cuánto dinero de Dios guardaré?” RG respondió que al decidir que mantendría el 10% y el 90% iría a Dios. Como otros grandes administradores antes que él, RG aprendió que uno no podía dar a Dios, porque la generosidad de Dios no tiene límites.

Hoy, aprendemos algunos principios bíblicos importantes que vemos en nuestras lecciones bíblicas en la historia de RG LeTourneau. Aquí están tres de ellos.

Primero, los caminos y pensamientos de Dios son superiores a los nuestros, no los mismos que los nuestros. Una vez que comprendamos eso, no tendremos la misma probabilidad de enfadarnos con Dios por no pensar como nosotros pensamos.

Segundo, todo el mundo material pertenece a Dios. Somos simplemente mayordomos – o cuidadores – del mundo material. Tú y yo movemos dinero de un lugar a otro, de persona a persona, pero cuando nuestros cuerpos mueren, dejemos todo atrás.

Y tercero, la generosidad de Dios no tiene límites. Es por eso que los cristianos católicos oramos por la salvación de todas las personas, porque creemos verdaderamente a Jesús cuando dijo que “con Dios, todas las cosas son posibles” (Mateo 19:26) y que si queremos algo debemos pedirlo (Juan 14: 13).

A medida que continuemos nuestro viaje de vida esta semana, sería una buena idea reflexionar sobre la idea de tener a Dios como nuestro socio vocacional.

Y estas son las buenas noticias que tengo para ustedes en este Vigésimo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario

                                                                                                                                               

Story sources:

  • Peel, Bill. “Why R.G. LeTourneau Gave 90%.”  Center for Faith and Work at LeTourneau University, no date.
  • Wikipedia Contributors. “R.G LeTourneau.”  Wikipedia: The Free Encyclopedia, 18 July 2017.