Hoy los cristianos católicos celebramos el Domingo de Ramos que es la Pasión del Señor, más comúnmente conocido como “Domingo de Ramos”. Este es el comienzo de la Semana Santa, la semana más sagrada del año para nosotros, los cristianos.
La Semana Santa comienza el domingo de Ramos y continúa hasta el Sábado Santo.

Esta semana, cada diócesis celebra una Misa Crismal; en nuestra diócesis, celebramos esto el martes. Representantes de cada parroquia de la diócesis se reúnen para esta misa especial.

En la Misa Crismal, el obispo y los sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales, y bendicen los tres óleos, que las parroquias usarán durante el próximo año. Los tres aceites son: aceite de catecúmenos, aceite de los enfermos y crisma sagrado. Un representante de cada parroquia recibe algunos de los aceites para llevar a su parroquia.

El jueves Santo en la noche, celebramos la Misa de la Cena del Señor. Al comienzo de la Misa, la Cuaresma finaliza oficialmente, y entramos en la más pequeña de las épocas litúrgica (o eclesiástica) del año: Triduo. Esta misa celebra tres conceptos importantes: la institución de la Eucaristía (Misa) en la Última Cena; la institución del sacerdocio ordenado católico; y el lavado de los pies que simboliza el modelo de liderazgo que Jesús enseñó a sus discípulos. Después de esa Misa, las Sagradas Hostias son retiradas del tabernáculo y trasladadas a un lugar fuera del santuario, y la lámpara del santuario se apaga.

El viernes Santo, hacemos tres cosas específicas: leer la Pasión del Señor según San Juan; venerar la cruz; y celebrar un servicio de comunión. En algunas parroquias, como la nuestra, tenemos un Vía Crucis (representación en vivo de la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús).

El Sábado Santo celebramos la Misa de la Vigilia Pascual, la Misa más compleja y solemne del año. Además de la Bendición del nuevo fuego, la Vela de Pascua y el agua, celebramos los sacramentos de iniciación para aquellos que los necesitan: Bautismo, Confirmación y Eucaristía o Sagrada Comunión. El Triduo finaliza el Sábado Santo y luego nos preparamos para una nueva temporada de la iglesia: la Pascua.

Y estas son las buenas noticias que tengo para ustedes en este Domingo de Ramos de 2018.