Mis queridos amigos,
Este domingo, los cristianos católicos celebramos el vigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario. En la lectura de hoy, San Pablo le dice a los romanos,: “No debéis nada a nadie, sino amémonos unos a otros; Porque el que ama a otro ha cumplido la ley “(Romanos 13: 8).

El consejo de San Pablo es tan relevante hoy como lo fue en su tiempo, porque la deuda puede afectar negativamente nuestras vidas en muchos ámbitos tales como nuestra salud mental, espiritualidad, relaciones familiares, trabajo, amistades y muchos otros. Afortunadamente, la Biblia nos da muchos principios sólidos para manejar el dinero de una manera responsable.

Este lunes, los estadounidenses recordamos el ataque terrorista contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Los ataques mataron a casi 3.000 personas e hirieron a otros 6.000. También nos hizo conscientes de los peligros del odio junto con la acción. En este día, todos debemos pedir a Dios que nos dé corazones de paz y amor, y el coraje de luchar contra el fanatismo dondequiera que lo encontremos.

Sinceramente suyo en Cristo,
– Padre Bob