Mis queridos amigos,

En el Evangelio de San Pablo a los Filipenses de hoy (4: 12-14, 19-20), leemos: “Hermanos y hermanas: Yo sé cómo vivir en circunstancias humildes; También sé cómo vivir con abundancia. En todas las circunstancias y en todas las cosas he aprendido el secreto de estar bien alimentado y del hambre, de vivir en abundancia y de estar en necesidad. Todo lo puedo en aquel que me fortalece”.

San Pablo ha encontrado la clave de la serenidad, capaz de resistir los buenos y malos tiempos de la vida al poner toda su confianza en el Señor. Él ha descubierto que Dios proveerá lo que necesitamos cuando. Pablo continúa diciendo: “Mi Dios proveerá todo lo que necesites, de acuerdo con sus riquezas gloriosas en Cristo Jesús. A nuestro Dios y Padre, gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

Espero que estén disfrutando del hermoso clima de otoño y que hayan llegado a saludar al Padre Renán. El regresará a Honduras el viernes.

Sinceramente suyo en Cristo,
– Padre Bob