Hoy los cristianos católicos celebramos la fiesta del Santísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo, algunas veces llamada “Corpus Christi”.
En el Evangelio de Marcos, hoy escuchamos,

Mientras cenaban, Jesús tomo un pan, pronuncio la bendición, lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciendo: “tomen: esto es mi cuerpo”. Y tomando en sus manos una copa de vino, pronuncio la acción de gracias, se los dio, todos bebieron y les dijo: Esta es mi sangre, sangre de la alianza, que se derrama por todos. Yo les aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios”. Después de cantar el himno, salieron hacia el monte de los Olivos (Marcos 14: 22-26).

            Este día de fiesta entró en la Iglesia Católica en el siglo XIII. El propósito de la fiesta es celebrar la presencia real de Jesús en los elementos consagrados del pan y el vino. Llamamos a los elementos consagrados la Sagrada Comunión, el Santísimo Sacramento, y algunas veces la Eucaristía, aunque la palabra “Eucaristía” también se usa para describir toda la Misa.

En la iglesia católica de todo el mundo, una lámpara encendida del santuario indica que Jesús está realmente presente en el edificio de la iglesia. En nuestra iglesia, la lámpara es roja.

Antes de discutir algunas cosas importantes, debemos aprender sobre esta fiesta, escuchemos como un hombre cuyo amor por el Santísimo Sacramento fue tan grande, que a veces se le conoce como un “Apóstol de la Sagrada Eucaristía”. Su nombre era Pedro Julián Eymard.

Pedro nació en los Alpes franceses el 4 de febrero de 1811. Su padre era un herrero cuya segunda esposa era la madre de Pedro. Desde que era pequeño, Pedro tuvo una gran devoción por María y Jesús en el Santísimo Sacramento.

Cuando tenía cinco años, Pedro Julián desapareció de su hogar. Después de buscarlo frenéticamente, sus hermanas lo encontraron en la iglesia parroquial de pie en un taburete cerca del tabernáculo. Cuando le preguntaron qué estaba haciendo, él dijo: “Estoy aquí escuchando a Jesús”.

Pedro Julián creció durante la Revolución Industrial, una época en la que los hombres se alejaban del calor y la seguridad de sus hogares y familias para trabajar en fábricas impersonales y mecanizadas. También durante este tiempo, un terrible movimiento religioso llamado jansenismo estaba infectando a la Iglesia Católica en Francia. Este movimiento se centró en el pecado de los seres humanos, y esto llevó a la idea de que las personas deberían evitar recibir la Sagrada Comunión porque eran indignas. Este movimiento religioso tóxico finalmente se extendió a otros países del mundo como Irlanda, México y los Estados Unidos

Como resultado del pecado, el pobre Pedro Julián luchó toda su vida tratando de ser lo suficientemente valioso para Jesús. Quizás esto contribuyó a su problema de por vida con migrañas.

Pedro fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Grenoble en 1834 y se desempeñó como párroco en dos parroquias diferentes. Sin embargo, el Padre Pedro descubrió que no le gustaba mucho ser párroco. Entonces, en 1837, el Padre pedro entró en la Sociedad de María – Maristas.

Como sacerdote marista, el Padre Pedro tuvo mucho éxito. Sin embargo, en 1855, se encontró en problemas con sus superiores maristas. El problema fue que intentó fundar una fraternidad separada dentro de la Orden dedicada a promover la adoración del Santísimo Sacramento. Sin embargo, los líderes maristas, dijeron que esto no era parte del carisma marista, o misión especial, por lo que rechazaron esa idea.

Finalmente, el Padre Pedro dejó la orden marista para fundar una nueva comunidad de sacerdotes dedicada a la adoración del Santísimo Sacramento. En 1856, los obispos de París dieron su consentimiento al padre. La orden de Pedro y la Congregación del Santísimo Sacramento nacieron. En 1858, junto con Marguerite Guillot, fundó los Siervos del Santísimo Sacramento, una congregación contemplativa para mujeres.el padre pedro es famoso por decir: “Tomas la comunión para convertirte en santo, no porque estés listo”.

Padre Pedro murió el 1 de agosto de 1868 y fue canonizado el 9 de diciembre de 1962. Su fiesta es el 2 de agosto.

De las Escrituras de hoy y de la enseñanza de la Iglesia, y de la vida de San Pedro Julián Eymard, podemos aprender muchas cosas sobre el Santísimo Sacramento. Aquí hay solo tres.

Primero, como nos lo recordaron los Padres de la Iglesia en el Concilio Vaticano II, Jesús está realmente presente de 4 maneras en cada Eucaristía (Misa). Él está presente en: la asamblea; el que preside (o el sacerdote que celebra la Misa); la Escritura proclamada; y el pan y el vino consagrados.

Segundo, como dijo San Pedro Julián Eymard, tomamos la Comunión para ser santos, no porque ya lo seamos.

Tercero, si tienes la edad para recibir la Comunión y hay un obstáculo que te impide recibir la Comunión en la Iglesia Católica, por favor haz una cita con el sacerdote para ver cómo puedes eliminar este obstáculo de tu vida.

A medida que continuemos nuestros viajes de vida esta semana, sería una buena idea reflexionar sobre este maravilloso regalo que Jesús nos dio: su mismo ser en el Santísimo Sacramento.

Y estas son las buenas noticias que tengo para ustedes en esta Fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, 2018.

                                                                                                                                               

Story sources:

  • “Saint Peter Julian Eymard.”  Congregation of the Blessed Sacrament, 2018.
  • Wikipedia Contributors. “Peter Julian Eymard.”  Wikipedia: The Free Encyclopedia, 9 January 2018.