Mis queridos amigos,
Hoy los cristianos católicos celebramos el Décimo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario. En la lectura de hoy, leemos: “Así como de los cielos caen la lluvia y la nieve, y no regresan hasta que hayan regado la tierra haciéndola fértil y fructífera, dando semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; Mi palabra no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad, alcanzando el fin para el cual fue enviada “(Isaías 55: 10-11). Y en el Evangelio, Jesús reitera el mismo concepto cuando nos habla sobre la parábola del sembrador sembrando semilla en diferentes tipos de campo (Mateo 13: 1-23). La moraleja de la historia es que debemos crecer y florecer como seguidores del Señor.

Ahora que estamos en medio del verano, muchos de nosotros estamos de vacaciones. Dios, sin embargo, nunca está de vacaciones. Por lo tanto, estamos llamados a adorarlo durante todo el año. Por favor tome tiempo para venir a la iglesia durante los meses de verano, tal como lo hace en otras épocas del año.

Además, recuerde que aunque siempre tenemos un montón de visitantes durante todo el año, en los meses de verano, tenemos aún más. Por favor sea especialmente acogedor con los que no reconocemos!

Sinceramente suyo en Cristo,

Padre Bob